Ante el fraude: lucha, lucha y lucha

Hoy, el sandinismo consumó un fraude electoral superior a su farsa electoral de 1984 y al que cometió el somocismo en 1974. El sandinismo se ha superado a sí mismo, y a su otrora némesis, el somocismo. Contra esta dictadura funesta es que el pueblo Azul y Blanco lucha.

Para AUN esta farsa electoral es la consecuencia predecible de un proceso de degeneración acelerada del sandinismo. El Régimen Ortega-Murillo hace mucho que dio por descontado a la gran mayoría popular. Ya ni siquiera hacen esfuerzos demagógicos para tratar de convencer al pueblo, optaron por aterrorizarlo y así perpetuarse en el poder. El discurso del tirano Ortega fue una muestra palmaria: llamó a la confrontación y solo se dirigió a su base reducida y fanatizada, al sandinismo más duro.

En la farsa electoral no participó el pueblo, y los pocos que participaron lo hicieron bajo la coacción del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Para eso se les exigió pruebas de que votaron y que lo hicieron por el partido de gobierno. El sandinismo no tuvo ningún reparo en mostrar con descaro como manoseaban todo el proceso electoral. En esta línea, el papel de los partidos colaboracionistas —Partidos Liberal Constitucionalista (PLC), Partido Liberal Independiente (PLI), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Alianza por la República (APRE) y Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), llamados por el pueblo “partidos zancudos”— fue más vergonzoso que lo acostumbrado.

El Régimen Ortega-Murillo cometió todas sus tropelías de manera desesperada, porque a pesar del ambiente generalizado de terror, la mayoría del pueblo resistió. Daniel Ortega y su régimen carece de legitimidad no por estas elecciones, sino por todas las violaciones al Estado de Derecho y los Derechos Humanos que viene cometiendo desde que asumió el gobierno en el 2007. Por las víctimas de esas violaciones es que no podemos rendirnos, por los asesinados, por los exiliados, los encarcelados y por todos aquellos que han sufrido los desmanes del sandinismo. Lesther Alemán y Max Jerez, líderes y fundadores de AUN, así como más de un centenar de líderes de la oposición, están en las ergástulas de la dictadura por esta lucha. ¡No los defraudaremos! Vamos a seguir demandando su libertad.

El Régimen Ortega-Murillo, más que nadie, sabe que es minoría. ¡Hoy se contaron! Que sepa la dictadura sandinista: nuestros anhelos, nuestros sueños, nuestras esperanzas, todos nuestros proyectos, no caben en sus centros de votación, en sus juntas receptoras de votos, en sus urnas. Tarde o temprano, la luz volverá a recorrer Nicaragua y la oscuridad de este régimen se acabará. En Democracia, Justicia y Libertad, vamos a construir el país que queremos.

¡AUN hay esperanza!

¡AUN seguimos en resistencia!

¡AUN es lucha!

Managua 07 de noviembre de 2021

Lo más leído


Noticias relacionadas


Join Our Newsletter

Sign up for free newsletters to receive the latest news. Don’t worry we won’t do spam.

    Design By Gnomo Studio