Carta abierta a todas las células territoriales de AUN

Por Marco Aurelio.

Los jóvenes organizados de Nicaragua no asumimos derrotas. Asumimos un verdadero compromiso con la democracia del país y con la ciudadanía de todos los departamentos de Nicaragua y distritos de Managua.

En tres años, los jóvenes organizados hemos aumentado nuestra presencia en todos los espacios de participación política. Fuimos la primera organización que asumió un espíritu vencedor, el 1 de enero de 2021, cuando dijimos que derrotaríamos al régimen por la vía electoral.

En ese momento, la clase política ni siquiera estaba pensando en las elecciones, ni las reformas electorales eran el principal tema de agenda. Ya sabemos que el régimen ni siquiera abordaba ese tema, porque su estrategia siempre avanza al ritmo del poder absoluto que creen ostentar. Los jóvenes incluimos en la agenda la necesidad de construir una alternativa real (electoral) de oposición porque para eso es que nos estamos organizando, para ganar.

Nos hemos enfrentando a críticas, a ofensas y descalificaciones. Sin embargo, nuestra persistencia en que es posible transformar Nicaragua, se ha mantenido viva a pesar de las circunstancias. Nunca nos sentiremos perdedores, porque no nos doblegamos ante ningún momento de dificultad.

Los jóvenes organizados no hemos venido a levantar pancartas ni a ser turbas de ninguna organización. Aquí nos unimos a compromisos tangibles y a estar en espacios reales de decisión. Sea donde sea, la marca de AUN es la imagen del esfuerzo, persistencia, compromiso y el trabajo de cientos de jóvenes que encuentran en esta organización, un espacio real de ciudadanía joven.

Tampoco venimos a prender velitas ni a asumir ligeramente cualquier narrativa del momento. El país demanda nuestra persistencia, nuestra valentía y nuestra determinación. Y siempre lo hemos sostenido, tenemos la energía y las garras para derrotar al régimen sandinista.

Los jóvenes organizados somos parte de un compromiso real con el pueblo de Nicaragua. Aquí hemos levantado la voz, cuando hemos visto que nos han querido silenciar. Nos hemos ganado con empeño nuestro lugar en todos los espacios de decisión en los que hemos estado. Nadie nos ha regalado nada, ni tampoco hemos sido parte de negociaciones de cuotas de poder.

La historia evidencia que nunca nos han condicionado a decir lo que pensamos. Y tampoco nos han amedrentado las turbas digitales que creen en los linchamientos mediáticos. Lo que Nicaragua desea es que perseveremos, es que seamos coherentes. Otros buscaran solamente diputaciones, cargos y cuotas. No es ese el espíritu de abril ni la identidad con la que se ha forjado AUN. Nosotros proponemos ser fuerza y luz en medio de calamidad.

Muchos han mentido con narrativas falsas acerca de la unidad. Lo hacen, sin embargo, sin asumir ningún compromiso. No engañaremos a los nicaragüenses con una falsa alternativa, con falsas promesas. Nosotros trabajamos todos los días para hacer frente a los compromisos que las circunstancias actuales nos demandan.

Hemos sido conciliadores, pero no permitiremos que ni el régimen ni los rezagos de un sandinismo fallido, traten de desanimar a una Nicaragua que alza vuelo para vencer al derrotismo. Los nicaragüenses nos están observando y saben que siempre hablaremos con la verdad, le duela a quien le duela.

Lo más leído


Noticias relacionadas


Join Our Newsletter

Sign up for free newsletters to receive the latest news. Don’t worry we won’t do spam.

    Design By Gnomo Studio