María Eduarda Martínez: “ser joven en Nicaragua es vivir en constante incertidumbre”

* La muerte del adolescente Álvaro Conrado, fue uno de los hechos de abril 2018 que marcaron a María Eduarda.

Autor: Redacción central /AUN Nicaragua 

Una de las noticias que conmovió a muchos nicaragüenses al inicio de las manifestaciones en abril 2018, fue la muerte del adolescente Álvaro Conrado, cuando este se encontraba ayudando a los jóvenes que realizaron las primeras protestas por el sector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y el estadio nacional de beisbol. 

María Eduarda Martínez, se enteró de la muerte de Álvaro a través de las redes sociales, asegura que esto la afectó mucho emocionalmente porque era un adolescente de su edad. 

“Era casi un niño (Álvaro), con varias metas por cumplir al igual muchos de nosotros. Después de su muerte me puse a pensar en qué estaba aportando para el cambio de mi país, fue por eso que me motivé a salir a protestar, alzar mi voz, a pesar de los peligros que habían”, recuerda esta joven de 17 años de edad, originaria de Managua. 

Una de las marchas que sigue grabada en su mente fue la del 30 de mayo de 2018, se emocionó al ver tanta gente protestando con un mismo fin. 

El desafío de ser joven en Nicaragua

María Eduarda está terminando la secundaria, uno de sus sueños era estudiar Ciencias Políticas, pero ante el panorama de crisis sociopolítica y económica que vive el país, la posibilidad de continuar sus estudios en Nicaragua “es complicado”. 

Para ella, ser joven en Nicaragua es vivir en constante incertidumbre, con miedo ante toda la represión que existe en las calles, y al mismo tiempo con esperanza de que la situación mejore por la vía democrática y pacífica. 

“Algunos compañeros tomaron la decisión de no estudiar este 2021 por la misma crisis sociopolítica, otros decidieron que van a buscar la forma de migrar. Es triste ver como jóvenes talentosos y con muchas metas tengan que migrar para buscar un mejor futuro”, lamenta María Eduarda. 

La seguridad en las calles 

La Policía Nacional está más preocupada por asediar centros educativos, que por brindar una verdadera seguridad en las calles, expresa la joven. 

“Recuerdo que habíamos organizado una actividad en el colegio, como era despedida llevamos varios globos, no había pasado mucho tiempo cuando una patrulla se llegó a poner cerca del colegio. Fue bastante incómodo, porque ya te ponés a pensar que en cualquier momento te pueden llevar e inventar cualquier delito”, narra María Eduarda. 

La violencia hacia la mujer, es otra de las problemáticas sociales que debe ser abordada como prioridad por parte de las autoridades, ante el aumento de los femicidios, el acoso callejero y las violaciones, considera María Eduarda. 

“No me siento segura al andar por las calles de Managua, hay mucho peligro, principalmente para las mujeres. Me pone triste saber que el día de mañana puedo ser yo la que viva alguna situación de violencia, mi mamá, mi abuelita, mi tía o mis amigas; en esto deberían ocupar su tiempo las autoridades”, recalca la joven. 

Desde enero de 2020 María Eduarda forma parte de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN). A pesar del panorama desalentador, esta joven guarda un poco de esperanza y decidió organizarse para exponer sus ideas y que estas sean escuchadas; de igual manera fomentar el debate entre las nuevas generaciones como un ejercicio democrático.

Lo más leído


Noticias relacionadas


Join Our Newsletter

Sign up for free newsletters to receive the latest news. Don’t worry we won’t do spam.

    Design By Gnomo Studio