Nicaragua: Parábola de la moneda

Tu voto es como una moneda. Esa presea es tuya por derecho. Te la has ganado por ser nicaragüense. Vos lo sabías, pero de pronto pasaron cosas que no imaginabas. Hace poco, vino una banda y quemó la única pulpería donde podías hacer uso de esa moneda.

Aunque esa pulpería esté quemada momentáneamente, tu moneda no ha perdido su valor ni su precio. Ante esa situación, ser sabio es tu mayor acto ciudadano. No tirés tu moneda, no tratés de esconderla ni entregarla antes de tiempo. Al contrario, tu deber es multiplicarla porque, teniendo tremendo tesoro, no queda más que reconocer su grandioso valor.

Está claro que vas a usar esa moneda hasta que se restaure la pulpería. Por ello, debes cuidar tu moneda. No dejes que te la roben. Andá a verificarte este 24 y 25 de julio. Andá porque, el hecho de que no esté tu candidato favorito, no quiere decir que no vas a votar. Votás porque es tu deber hacerlo, aunque sea un acto de protesta. Vas a votar porque has elegido la democracia y no la dictadura.

Tu moneda es un voto. Es cierto que el régimen encarceló a los candidatos y quiere hacerte creer que los votos no valen. Quiere hacerte creer que debes abstenerte y tirar tu moneda como que es el final. Todavía no ha llegado el momento, ir a votar no significa legitimar al dictador, al contrario, significa que hay una fuerza que es capaz de mover a todos los nicaragüenses a una elección que el régimen dio por terminada.

Recordá que, en cualquier circunstancia, el peor candidato es y será Daniel Ortega. Ellos no tienen monedas, no solo quieren robarte tu moneda, han querido hacerte creer que debes tirarla al suelo. Pero no, tu voto es una moneda que no ha perdido su valor ni su precio, esa es tu verdad más grande.

Join Our Newsletter

Sign up for free newsletters to receive the latest news. Don’t worry we won’t do spam.

    Design By Gnomo Studio