Entre la espada y la boleta electoral

El gran dilema de la dictadura en las elecciones de noviembre

Imaginemos la final de un campeonato de fútbol, la temporada llega a su fin y los fanáticos esperan el partido que lo definirá todo. De repente uno de los equipos descubre que su adversario está planeando hacer trampa, y de hecho ya ha sobornado al árbitro para que les favorezca en el juego. Una vez descubierto esto, la denuncia se hace pública sin más demora, pero el partido se celebrará de todas formas.

En un intento de desacreditar el juego y protestar contra el fraude, el equipo decide no participar en la final del campeonato. Como el partido aún debe llevarse a cabo, el árbitro no tiene más remedio que seguir las reglas y declarar derrota por inasistencia al equipo que no se presentó, dándole automáticamente la victoria al equipo contrario. Aquella victoria entonces fue conquistada sin siquiera necesitar de fallos fraudulentos del árbitro, quien seguramente agradece por haberse ahorrado la necesidad de hacer el trabajo sucio.

Por un momento pensé un escenario así sería complicado de resolver, que quizá todo estaba perdido, pero luego recapacité: Y aquellos que decidieron no ir a la contienda deportiva, ¿si lo hubiesen hecho? ¡Vaya dilema el que se le hubiera presentado al árbitro y al mismo equipo que había pagado por sus fraudulentos servicios!

Foto: AFP

Esto representa muy bien el escenario de las elecciones generales de noviembre 2021 en Nicaragua, el equipo tratando de hacer trampa (FSLN) porque no tiene oportunidad de ganar legalmente, el árbitro dispuesto a colaborar con el fraude (CSE) porque la paga es buena; el equipo contrario (la oposición), que debe decidir si va o no al partido y el dilema que se le presentaría al Frente Sandinista, si su rival se presenta.

El dilema es  bastante simple y surge a partir de los propios errores de Ortega. La dictadura tiene entonces dos caminos: por un lado, como tiene un porcentaje de apoyo muy bajo, puede hacer fraude para fingir que ganó (porque robar no es ganar), y así continuar en el poder, pero se encontraría con una oposición organizada que lograría documentar el fraude y con pruebas desacreditaría el proceso ante todos los nicaragüenses y comunidad internacional, quienes probablemente disminuirían aún más el apoyo al régimen. Préstamos y cooperación podrían terminar.

Por otro lado, Ortega podría aceptar hacer reformas electorales, presionado por la resolución del 21 de octubre del 2020 de la Asamblea General de la OEA, la advertencia de más sanciones por parte de los Estados Unidos y la no menos importante presión de la oposición organizada. En este escenario, la fiscalización y observación del proceso podrían ser posibles, menguando las posibilidades de Ortega de cometer fraude con éxito, saliendo derrotado contra una mayoría aplastante. Él no olvida que no cuenta con más del 25% de intención de voto, si acaso menos.

Foto: Adobe stock

La encrucijada es clara para el régimen, es por eso que desea resolver promoviendo la abstención al proceso electoral, por medio de la aprobación de leyes restrictivas y la actual negativa hacia reformas electorales, que podrían hacer pensar a los votantes que todo está perdido. El voto es la manera de asegurar que la dictadura no pueda resolver su dilema, y que tenga que escoger entre dos opciones donde solo puede perder, de una u otra forma. Si escogemos no votar, estaríamos nosotros mismos resolviendo el dilema de la dictadura, dándonos por vencidos sin haber comenzado la contienda. ¡Que agradecido estaría el árbitro si se ahorra la necesidad de hacer su trabajo sucio! ¿recuerdan?

Foto: Archivo/El Nuevo Diario

Este noviembre nuestra tarea como nicaragüenses, que buscamos construir una nación democrática, será cerrar filas en contra de Daniel Ortega, derrotarlo sea cual sea la jugada que planifique. Serán más de 3 años de haber sido arrebatado nuestro derecho a la movilización y protesta, pero por fin podremos nuevamente salir todos a la calle con un objetivo en común, esta vez convirtiendo el voto en nuestro grito de reclamo y las urnas en nuestro punto de concentración.

Acerca del Autor
Redacción AUN

Opiniones relacionadas


¡Vamos a verificarnos!

Estamos en momentos decisivos de nuestra historia, como nicaragüenses podemos dejar atrás a un régimen autoritario y empezar a construir una Nicaragua...

Redacción AUN 2 de Jul, 2021
¿Religión contra Política?

Escrito por Edwin Raudez  Para el 2021 habrá transcurrido 200 años desde nuestra independencia. Hoy ya no adoramos al Dios del sol,...

Redacción AUN 17 de Dic, 2020
AUN seguiremos luchando hasta lograrlo

Juventud, divino tesoro que te vas para no volver. (Rubén Darío) En Nicaragua los jóvenes en 2018 sientan una historia llena de...

Redacción AUN 24 de Sep, 2022
Carta abierta a los jóvenes de AUN

“Los jóvenes organizados no andamos con medias tintas ni con doble discurso, hemos sido claros que estaremos el 7 de noviembre en...

Marco Aurelio 5 de Feb, 2021

Design By Gnomo Studio