Lecciones de Serbia para Nicaragua

En Nicaragua debemos de retomar de la experiencia serbia: luchar contra el abstencionismo electoral y promover la asistencia masiva a las urnas

Por Mario L.

El 2021 nos presenta el reto de un escenario electoral que nos abrirá una ventana para derrocar al régimen orteguista por la vía cívica y democrática. En este contexto, es importante mencionar algunos precedentes y paralelismos históricos sobre cambios de gobiernos autoritarios a través de una contienda electoral.

Entre casos históricos encontramos los siguientes ejemplos: las elecciones del 25 de febrero de 1990 en Nicaragua, el plebiscito nacional de Chile en el año 88, las elecciones presidenciales de Filipinas en 1986 y las elecciones del año 2000 en Serbia, siendo el último ejemplo un modelo a consideración para este artículo.

En el año 2000 el dictador Slobodan Milosevic llevaba 13 años aferrado al poder, imputado ante tribunales internacionales por crímenes de guerra y violaciones a los Derechos Humanos, Serbia se encontraba aislada por la comunidad europea y pasaba serias dificultades a nivel económico, existía un ambiente de persecución a las expresiones políticas y ciudadanas de oposición siendo frecuentes los arrestos, golpizas, desapariciones y asesinatos de manifestantes y activistas políticos opositores.

 El elemento interno que fue determinante para el inicio del fin de la dictadura fue la conformación de un grupo de resistencia cívica y pacífica llamado Otpor. En un principio, dicho grupo solo se enfocó en exigencias de índole universitaria como la autonomía y libertad de expresión dentro de los campus, luego este movimiento asumió el compromiso de confrontar a la dictadura por la vía de la no-violencia, exigiendo 3 demandas básicas que eran: elecciones libres y justas, universidades libres y garantías para los medios de comunicación independientes. 

Otpor logró realizar una estrategia de confrontación cívica organizada a nivel nacional que influyó en el adelanto de elecciones generales y logró empujar una plataforma electoral de 18 partidos de oposición denominada Oposición Democrática de Serbia que encaró al dictador e hizo frente a un fraude electoral que se logró repeler gracias a la presión ciudadana.

Ahora bien, existen dos elementos que debemos de retomar de la experiencia serbia, el primero de ellos es luchar contra el abstencionismo electoral y promover la asistencia masiva a las urnas, esto al igual que en Nicaragua resultó ser una estrategia polémica, ya que muchos aleganque las garantías eran casi nulas por el control del poder electoral que el régimen tiene.

En el caso de Serbia, Otpor lanzó dos campañas masivas de propaganda, la primera denominada ¡Está acabado¡ (¡Gotov Je!) y la segunda ¡Ahora es el momento! (¡Vreme Je!) ambas con el fin de incentivar a la población a participar en los comicios que se acercaban ya que se sabían que la clave para derrotar a Milosevic era una alta asistencia en las urnas, de tal modo que el fraude se haga más complicado de fraguar y haya un desconocimiento más marcado por la población y la comunidad internacional al régimen. 

Lo segundo y lo más importante, es establecer una estrategia de movilización y resistencia cívica que sirva, en primer lugar, para obligar al régimen a ceder condiciones mínimas para las elecciones como la observación internacional, reformas a la ley electoral y la liberación de presos políticos, a la vez que funcione como un mecanismo de presión que garantice el respeto de los resultados.

Esto se dio en Serbia cuando Milosevic al perpetrar el fraude, el 24 de septiembre del 2000, la Oposición Democrática Serbia junto a Otpor llamó a demostraciones masivas de rechazo y estableció una huelga general que inició un 2 de octubre en donde se llevaron a cabo actividades coordinadas a nivel nacional y culminó un 5 de octubre. Luego, la oposición da un ultimátum a Milocevic y  convoca a la población de todas las regiones a concentrarse en Belgrado, esto resultó con el reconocimiento de los resultados de las elecciones y la dimisión de Milocevic de su cargo de presidente. 

La lucha de Serbia por su libertad nos deja la lección de que la participación electoral acompañada con un plan de lucha cívica, respaldado por la población, es una fórmula eficaz para transitar de la dictadura a la democracia, siendo el abstencionismo e inmovilización de la población el escenario paradigmático para todo autócrata. 

Debemos de tener claro que el hecho de ir a elecciones es un medio enorme y efectivo de presión, pero que por sí solo no va a derrumbar a la dictadura, el voto debe de verse como un derecho que reivindica el espíritu democrático de una sociedad y como una forma de resistencia y rechazo al tirano y sus políticas. 

La participación electoral debe de coordinarse con presiones nacionales e internacionales para que el resultado sea respetado. Las organizaciones opositoras y los nicaragüenses que anhelamos la libertad de nuestro país debemos de concientizar que en estas elecciones está en juego el destino de nuestro país y a través de ellas podemos hacer la diferencia ejerciendo nuestro derecho ciudadano de elegir a nuestros gobernantes.

Luego, debemos tomar acción ante un posible fraude electoral, denunciando nacional e internacionalmente y haciendo uso de los medios no violentos para presionar al régimen a reconocer los resultados.
Sacar a Ortega por medio de las elecciones y de la lucha cívica y pacífica abrirá un nuevo capítulo en la historia de Nicaragua y nos traerá la libertad, justicia y desarrollo que tanto anhelamos, pero está en las manos de todos los nicaragüenses.

No debemos caer caer en la trampa de las narrativas abstencionistas, ya que los regímenes no democráticos siempre desean derrotar las voluntades antes de tiempo.

Acerca del Autor
Redacción AUN

Opiniones relacionadas


¡Vamos a verificarnos!

Estamos en momentos decisivos de nuestra historia, como nicaragüenses podemos dejar atrás a un régimen autoritario y empezar a construir una Nicaragua...

Redacción AUN 2 de Jul, 2021
¿Religión contra Política?

Escrito por Edwin Raudez  Para el 2021 habrá transcurrido 200 años desde nuestra independencia. Hoy ya no adoramos al Dios del sol,...

Redacción AUN 17 de Dic, 2020
AUN seguiremos luchando hasta lograrlo

Juventud, divino tesoro que te vas para no volver. (Rubén Darío) En Nicaragua los jóvenes en 2018 sientan una historia llena de...

Redacción AUN 24 de Sep, 2022
Carta abierta a los jóvenes de AUN

“Los jóvenes organizados no andamos con medias tintas ni con doble discurso, hemos sido claros que estaremos el 7 de noviembre en...

Marco Aurelio 5 de Feb, 2021

Design By Gnomo Studio