De protestantes a políticos

En 2018 muchos jóvenes salimos a protestar, a la mayoría no le interesaba la política, ni para entenderla y mucho menos para participar en ella. Nuestra generación había sido bombardeada con el discurso de que la política es para los corruptos y que además la democracia no da de comer. Pero nos rebelamos contra la injusticia y salimos a la calle exigiendo libertad y respeto a nuestros derechos

Y así, sin saberlo, iniciamos el cambio político más importante del siglo en Nicaragua.

Luego nos dimos cuenta de que ese cambio iba a ser más difícil y más lento de lo que todos pensamos al inicio. Sufrimos la represión, las ambiciones, las traiciones, las decepciones, los vicios de la mala política.  Pero lo más importante es que muchos pensamos que no era justo que tanto sacrificio acabase en nada, que no podíamos regresarnos a la casa olvidándonos de los muertos, presos y exiliados, sino que debíamos seguir participando, aunque de una forma distinta.

En pocas palabras, entendimos que la protesta solo fue el inicio, que debíamos pasar de protestantes a políticos. Y teníamos mucho que aprender y también que desaprender si queríamos ser parte del cambio y ayudar a que ese cambio fuera para bien.

Participar en política es otro mundo, que empieza por entender que la política no es el arte de mentir y robar, que la política es necesaria y no es mala, aunque haya muchos malos políticos, que la política se basa en ideas que son las ideologías, que no todas las ideologías son iguales y que en una democracia todos alcanzamos.

Después de tantos años, va a ser también muy difícil para los jóvenes entender que la libertad y la diversidad de ideas es la base de una democracia, que no se trata de pensar todos iguales ni de seguir las consignas de moda, sino de escucharnos para entender cual es la mejor forma de convivir.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Liderazgo político para superar conflictos

Es el momento de que nosotros los jóvenes desarrollemos una cultura de paz y democracia, con una convicción clara que los cambios parten de la forma de ser y hacer política, para en el futuro los ciudadanos se sientan parte del desarrollo del país y exijan el buen funcionamiento del gobierno.

A los nicaragüenses y especialmente a los jóvenes nos queda mucho por recorrer y mucho por aprender y talvez la mejor forma de aprovechar este tiempo de silencio obligado por la represión es formarnos.

Algunos van a decirnos que no tiene sentido estar aprendiendo sobre política en un país donde ni siquiera se puede opinar, pero esta dictadura no va a ser eterna y el día de que termine somos los jóvenes quienes debemos estar preparados para hacer política, y política de la buena.

Si no asumimos con responsabilidad ese reto otros van a decidir por nosotros o, peor aun, nosotros vamos a caer en los mismos vicios y errores que nos han llevado de dictadura en dictadura.

Acerca del Autor
Redacción AUN

Opiniones relacionadas


¡Vamos a verificarnos!

Estamos en momentos decisivos de nuestra historia, como nicaragüenses podemos dejar atrás a un régimen autoritario y empezar a construir una Nicaragua...

Redacción AUN 2 de Jul, 2021
¿Religión contra Política?

Escrito por Edwin Raudez  Para el 2021 habrá transcurrido 200 años desde nuestra independencia. Hoy ya no adoramos al Dios del sol,...

Redacción AUN 17 de Dic, 2020
AUN seguiremos luchando hasta lograrlo

Juventud, divino tesoro que te vas para no volver. (Rubén Darío) En Nicaragua los jóvenes en 2018 sientan una historia llena de...

Redacción AUN 24 de Sep, 2022
Carta abierta a los jóvenes de AUN

“Los jóvenes organizados no andamos con medias tintas ni con doble discurso, hemos sido claros que estaremos el 7 de noviembre en...

Marco Aurelio 5 de Feb, 2021

Design By Gnomo Studio